Certificación en Hepatología

• Conseguir lestructuración y jerarquización del conocimiento fundamental de las enfermedades hepáticas..
• Desarrollar la capacidad de integración armónica de conocimientos para adquirir una visión integral, organizada e interrelacionada del paciente y sus problemas clínicos digestivos.
• Adquirir habilidades para el adecuado manejo y diagnóstico de los pacientes con patología digestiva. Desarrollar las destrezas profesionales para dar la respuesta adecuada a problemas médicos concretos en un marco de eficiencia.

Acreditación: 15 ECTS.
Duración: 6 meses
Fecha de inicio: Febrero, Mayo y Septiembre.
Próximo inicio: 18 de Mayo de 2020
Modalidad: Online
Área: Medicina

Certifica:

F.M.C

Descarga Brochure

PRECIO

Certificación en Hepatología
Pago de Contado: 775 €+ IVA

Certificación en Hepatología

O consigna a nuestra cuenta en Bancolombia
GrupoCTO Colombia S.A.S – NIT: 901.312.894-5 | Cuenta Corriente Bancolombia #03200000369
Y envíanos el soporte aquí.

Programa Temático

  • Anatomía y funciones del hígado y del sistema biliar
  • Hepatitis víricas
  • Insuficiencia hepática aguda grave
  • Hepatitis autoinmune
  • Hepatitis toxico-medicamentosa
  • Hígado y alcohol y NASH
  • Cirrosis hepática
  • Complicaciones de la cirrosis
  • Trasplante hepático
  • Enfermedades vasculares
  • Absceso hepático y otras infecciones
  • Hígado y gestación
  • Tumores del hígado

Dirigido a

Especialistas en Med. familiar y comunitaria Graduados / Licenciados en Medicina Especialistas en Aparato Digestivo Especialistas en Medicina Interna Médicos Generales con interés en actualizar sus conocimientos sobre las enfermedades y síndromes gastroenterológicos y hepáticos.

Al finalizar este curso, el alumno será capaz de:

• Capacidad de responder a las necesidades asistenciales de los pacientes con enfermedades hepatológicas.
• Capacidad de respuesta asistencial a situaciones urgentes de los enfermos hepáticos.
• Jerarquización del armamentario terapéutico e integración del conocimiento preventivo.
• Uso racional y eficiente de los recursos diagnósticos y terapéuticos.
• Integración de conocimientos clínicos que haga posible un enfoque multidisciplinar y la jerarquización de los problemas clínicos.
• Adaptación de la práctica asistencial al marco deontológico.